6. ¿Positiva para el liderazgo de la mujer en la sociedad?

 

 

Algunas personas a veces han argumentado que, aunque la educación diferenciada tenga ventajas académicas o incluso de socialización, es un modelo que lleva a la mujer a educarse en estereotipos de falta de liderazgo social y en otros viejos atavismos de dominio por parte del varón.

La realidad, sin embargo, es que en los colegios femeninos, al haber solo chicas en clase, y al no estar presente el liderazgo más impulsivo y vehemente del varón, emerge con mucha más facilidad el liderazgo femenino y se consolidan personalidades activas que con el tiempo adquieren gran desarrollo.